domingo, 29 de marzo de 2009

pintura: las delicias del infierno

El jardín de las delicias de Jeroen Anthoniszoon van Aken, el Bosco:

El juicio final, de Tadeo Escalante, en los frescos de la capilla de Huaro:

lunes, 9 de marzo de 2009

música: Sinatra y Jobim y la garota de Ipanema

Olha que coisa mais linda
Mais cheia de graça
É ela menina
Que vem e que passa
Num doce balanço, a caminho do mar

Moça do corpo dourado
Do sol de Ipanema
O seu balançado é mais que um poema
É a coisa mais linda que eu já vi passar

Ah, porque estou tão sozinho
Ah, porque tudo é tão triste
Ah, a beleza que existe
A beleza que não é só minha
E também passa sozinha

Ah, se ela soubesse
Que quando ela passa
O mundo inteirinho se enche de graça
E fica mais lindo
Por causa do amor
autor: TOM JOBIM y VINICUS DE MORAIS

viernes, 6 de marzo de 2009

viernes, 19 de diciembre de 2008

nota:YMA POP

Este cuadro lo he encontrado googleando -/go:gleando/-, desconozco el nombre de su autor y cualquier pista sobre su origen. El cuadro hace referencia a un rumor -claramente falso pero, a diferencia de los pomposos mitos que conformaban su biografía oficial, opaco- que sobre Ima -o Yma- se tejió: que en realidad había sido una joven estadounidense de origen judío y de nombre Amy Camus. Sabemos que Ima era PERUANA, de ascendencia ANDINA y de nombre completo ZOILA EMPERATRIZ CHÁVARRI DEL CASTILLO.

jueves, 11 de diciembre de 2008

sexto: perlitas sobre nuestras altas autoridades

El 2008 parece cerrarse dejándonos varios cambios en varios de los altos cargos estatales, en varios de los titulares de las más importantes instituciones públicas. Es de anotar que, en ninguno de los casos, el cargo proviene de elección popular.
Entre las primeras en el año, tuvimos la elección de Gladys Echaíz como Fiscal de la Nación, para suceder a la fallecida en el cargo Adelaida Bolívar: "¿Recordará la doctora Echaíz que defender a sus fiscales del amedrentamiento presidencial es un deber que sí hubiera cumplido Adelaida Bolívar?" (C. Hildebrandt/12-abril)
En julio, tuvimos la renovación anual de la mesa directiva del Congreso: el PAP la consiguió nuevamente gracias a tránsfugas y fujimoristas: "Pero no ha sido por ser ignaro lector de una enciclopedia Zoopena imaginaria que el señor Velázquez Quesquén ha sido elegido presidente del Congreso. Lo ha sido gracias a la diestra bancada fujimorista, al cajón de sastre upepista (ocho de esa agrupación encumbrada por Ollanta Humala votaron por el Apra) y a la señora Fabiola Morales, explicable embajadora del jefe de la banda del SAT, o sea Castañeda Lossio." (C. Hildebrandt/27-julio)

Vino más tarde el escándalo de los petroaudios, la accidentada salida de Jorge del Castillo y el ascenso del entonces Presidente Regional de Lambayeque y el cambio de algunos ministros de Estado: "Y si de alguien me habló pestes el doctor Barrantes fue, precisamente, del señor Yehude Simon, uno de los que más hizo para dinamitar, desde adentro, a Izquierda Unida. Cuando Barrantes hablaba de Simon una mueca de desprecio le torcía la cara. 'Es el peor de los traidores”, me dijo una vez.'" (C. Hildebrandt/12-octubre)
Ya el final del año nos ha llenado de renovaciones, fue elegido como titular del JNE, por la Corte Suprema, el ex presidente de esta Hugo Sivina Hurtado para reemplazar al rebelde (tema Fonavi) Enrique Mendoza: "Hay, también, buenas noticias. Entre ellas, la elección del nuevo presidente del Jurado Nacional de Elecciones" (P. Patrón/7-diciembre)
Asimismo, el primer jueves de este mes fue electo, también por la Sala Plena de la Suprema, el sucesor de Francisco Távara: "Javier Villa Stein ha llegado a la presidencia de la Suprema. Es, por lo tanto, el flamante jefazo del Poder Judicial. Alberto Fujimori debe de estar más que feliz. (...) La alianza apro-fujimorista, que ya controlaba la Corte Superior de Lima, acaba de tomar el mando supremo del Poder Judicial. (...) El Apra tiene vocación de arrasadora neoplasia." (C. Hildebrandt/5-diciembre)
Se dieron, como siempre en diciembre, los ascensos y pases al retiro en las Fuerzas Armadas y la Policía. El caso del esperadísimo pase al retiro del Gnral. Edwin Sierra Donayre fue el más revisado. Destacó el discurso del nuevo Comandante General del Ejército Otto Guibovich refiriéndose a la espada como símbolo de las FFAA: "brilla cuando nos dedicamos a lo nuestro y se opaca cuando nos alejamos de ello. Deja de ser un símbolo de honor cuando apunta al corazón de la democracia" (5-diciembre)
Un caso truculento fue el de nuestro benemérito Tribunal Constitucional, cuyo presidente César Landa renunció inesperadamente a mediados de año dejándole el cargo al aprista Carlos Mesía, quien, tras la frustrada elección el primero de este mes, busca aún hacerse del cargo: "Mesía no debió en ningún momento ser juez y parte, o lo que es lo mismo: ser presidente interino y convocante de la elección y sacar de la manga su candidatura al máximo cargo." (J. Paredes Castro/2-diciembre)
Finalmente, Genaro Matute dejó la Contraloría en octubre y ya conocemos la terna que compite por reemplazarlo en un proceso interesante y sin precedentes en el Perú; empero, cada candidato tiene su padrino ex ministro. Sin embargo, "El doctor Alan García le exige al Congreso menos Contraloría para poder gastar los diez mil millones de soles que le pidieron Vega Llona, la Confiep y la banda de Choclito." (C. Hildebrandt/11-diciembre)
¿Será solamente la vehemencia de César Hildebrandt? ¿O de verdad estamos perdiendo algo de calidad y/o de probidad en nuestras altas autoridades? ¿Qué cree usted?

lunes, 8 de diciembre de 2008

columna: Nabucodonosor contra Mickey Mouse, GUILLERMO GIACOSA

Si Woody Allen condujera los destinos de los EE.UU., las bromas que este país se juega a sí mismo y al resto de la humanidad serían más exitosas o, al menos, generarían risas y no lágrimas. Más allá de demorar a miles de personas en sus aeropuertos, incluidos personajes como Edward Kennedy o el músico Cat Stevens, convertido al islamismo, que, finalmente, fue devuelto al Reino Unido en compañía de su hijita, también tiene en su lista de terroristas a hombres ilustrísimos, como Nelson Mandela, o a mandatarios democráticamente elegidos, como Evo Morales. No faltan tampoco algunos bebés de uno o dos años –como sabemos, edad ideal para comenzar prácticas terroristas–.
Pero, en este show permanente de ingenio y creatividad que ha caracterizado al desgobierno de Bush, la última novedad es la creación de una sucursal de Disneylandia en Bagdad, en el interior de la Zona Verde donde, de tanto en tanto, cae una lluvia de morteros u otros juguetes explosivos. Este peligro constituirá, sin duda, un atractivo suplementario para quienes visiten esta maravillosa burla a un país desangrado. Los gringos, que durante su invasión destruyeron o permitieron la destrucción de zonas y bienes arqueológicos vinculados al nacimiento de nuestra civilización, suplantarán, generosamente, aquellas ruinas viejas y aburridas por las fenomenales expresiones de divertimento tecnológico que representa Disneylandia. 
Algo así como un enfrentamiento cara a cara entre Nabucodonosor y Mickey Mouse, entre el Código de Hammurabi y las instrucciones para subir a la Montaña Rusa. La maravillosa Puerta de Ishtar (diosa babilónica del amor, el sexo y la guerra), que los soldados gringos han depredado, competirá ahora con el portal de entrada del nuevo templo del entretenimiento, y el Camino Procesional, que data de hace 2,600 años y que conducía al palacio del rey, se verá disminuido frente a canchitas de golf con pasto sintético. No me extrañará, en absoluto, que los antiguos babilonios dispongan de un lugar especial, algo así como un parque temático hecho con el respeto histórico que los gringos siempre han mostrado, desde Hollywood hasta su Departamento de Estado, por las culturas foráneas. Dicen que el capo militar gringo, general Petraeus, está entusiasmado con la llegada de Disneylandia a Bagdad. Es una señal de que “cosas buenas están pasando en Irak”. Para el intelectual canadiense Chossudovsky, “el parque de diversiones es parte integral de la propaganda de guerra". Afirma que “sirve para mantener la legitimidad de los invasores y sus valores culturales. El objetivo es reemplazar la realidad con un mundo de sueños”.
¿Tendrá Disneylandia suficiente magia para que los iraquíes olviden los millones de muertos, refugiados y discapacitados, las torturas de Abu Ghraib, el aumento del cáncer en los niños, la destrucción del patrimonio genético de miles de hombres y mujeres, su ciudad capital destruida y con servicios médicos medievales?
No creo, pero tampoco creo que Bush y sus payasos imaginen algo más inteligente y menos ofensivo.
autor: GUILLERMO GIACOSA
medio: PERÚ 21/ publicado: 5 DE AGOSTO DE 2008/ fuente web: REFLEXIÓN PRAGMÁTICA

jueves, 4 de diciembre de 2008

columna: La voz a ti debida, CÉSAR HILDEBRANDT

Ima Súmac ha muerto en un asilo de Los Ángeles. Un comunicado pretende decir que se fue de este mundo “rodeada de los que la amaban”, cuando todo indica que dio el paso entre las brumas del calmante opiáceo que le aliviaba el dolor y las voces apagadas de los que no estuvieron.
Cuando se hizo norteamericana en 1955, muchos peruanos idiotas la maldijeron. No entendieron que para ella era un asunto de impuestos e inmuebles, de cuentas y cargas. Tampoco entendieron que Ima Súmac no necesitaba el pasaporte nativo porque tenía la nacionalidad en la pelambre de cometa negro, en los pómulos de ídolo de arcilla y hasta en ese talento suyo para construirse una leyenda.
Su biografía oficial era una retahila de mentiras maravillosas y trampas cazabobos. Por supuesto que no descendía de Atahualpa como aseguraba manoseando los collares de oro y plata con que se presentaba a las entrevistas, por supuesto que no era sacerdotisa ni virgen del sol ni vestal sobreviviente o reencarnada, por supuesto que Moisés Vivanco no esperó a que ella tuviese 20 años para desposarla, por supuesto que no había nacido en 1927 y por supuesto que no se llamaba Ima Súmac.
Había nacido en Cajamarca en 1922, había pastoreado en Ichocán y había sido descubierta en una función musical escolar por un folklorista cazafortunas que la sedujo tempranamente, le cambió el nombre y las maneras, la emparentó con la dinastía que terminó en Atahualpa y la lanzó a la fama de los cuatro vientos más como una ave canora que como la mujer prodigiosa que era.
Ese folklorista que la hizo mujer en plena minoría de edad y la construyó mito sobre mito se llamó Moisés Vivanco y con él –y también gracias a él- la diva de la voz de oro llegó a Hollywood, se hizo rica y famosa, protagonizó la espantosa película “Secreto de los incas” (con Charlton Heston y otras ruinas), deslumbró a la crítica con el registro de estalactita de su voz y puso sus manos de peruana única en el Paseo de la Fama de Los Ángeles.






Por los años 50, Ima Súmac –nacida Zoila Chávarri del Castillo- era una de las engreidas del sello “Capitol” y no había año que no lanzase un éxito destinado a dejar boquiabiertos a quienes adoraban sus coloraturas de ave amatoria (o de “soprano alada”, como gustaba que la llamaran).
En los 60, sin embargo, llegaron los tiempos de borrasca. Moisés Vivanco tuvo que fugar de los Estados Unidos por haber evadido el pago de impuestos y a la pena de esa separación Ima Súmac sumó una noticia que envenenó para siempre esa relación: su creador y empresario, su marido y contador, había tenido hijos gemelos con la secretaria que ella había saludado cada mañana de los últimos años. 
Para esa época, el primer hijo de la cantante –Papuchka Charlie- tenía diez años de edad.
Una gira por Europa y Rusia –invitada por el propio Nikita Kruschev, es cierto- reunió artificialmente a la pareja, que terminaría separándose definitivamente en 1965. Vivanco se fue a terminar de envejecer a España y la cantante continuó su carrera en los Estados Unidos. Tendría todavía algunos éxitos clamorosos, incluyendo el tardío LP “Miracles”, una vasta recopilación de sus mayores hazañas canoras que se lanzó al mercado en 1972.
Hace dos años estuvo en el Perú para ser condecorada por el gobierno de Toledo y por la universidad de San Marcos. Venía después de 30 años gracias a una gestión de Miguel Molinari y se encontró con un país en el que sólo los muy viejos la reconocían. Aun así tuvo corazón para llorar ante esos aplausos que se habían demorado décadas.
Dicen que en el hotel donde se alojó los quince días furtivos que nos visitó, Ima Súmac pidió una radio a transistores porque quería comprobar si lo que le habían dicho era cierto: que en el país que había dejado (y no dejado) en 1944 –fue el año que se fue a Buenos Aires para cantar en Radio Belgrano- la música que invadía casi todo el dial era un combo de guitarras eléctricas y voces recién bajadas de los árboles, de cumbias rebajadas y letras sin ortografía, de chapulines y chapis y princesitas luciendo sayonaras y caries en clave de sol. Dicen que comprobó todo eso y se puso más triste de lo que había venido.
No era para menos.
medio: LA PRIMERA/ publicado: 4 DE NOVIEMBRE DE 2008/ fuente web: CÉSAR HILDEBRANDT.BLOGGER

domingo, 30 de noviembre de 2008

poesía: Soneto LXVI, PABLO NERUDA

Sabrás que no te amo y que te amo
puesto que de dos modos es la vida,
la palabra es un ala del silencio,
el fuego tiene una mitad de frío.

Yo te amo para comenzar a amarte,
para recomenzar el infinito
y para no dejar de amarte nunca:
por eso no te amo todavía.

Te amo y no te amo como si tuviera
en mis manos las llaves de la dicha
y un incierto destino desdichado.

Mi amor tiene dos vidas para amarte.
Por eso te amo cuando no te amo
y por eso te amo cuando te amo.
poemario: CIEN SONETOS DE AMOR (1959)

jueves, 27 de noviembre de 2008

columna: Cómo hacer más eficiente el presidencialismo, JUAN PAREDES CASTRO

Comúnmente reconocemos en el presidente Alan García al jefe de Gobierno y menos perceptiblemente, en la práctica, al jefe de Estado, cuando debería ser al revés.
En efecto, el presidente debiera ser más un jefe de Estado que un jefe de Gobierno, cargo este que bien tendría que ser administrativamente asumido cada vez más por el primer ministro.
De esta manera el presidente evitaría desgastes propios del día a día gubernamental y se recostaría en la reserva de confianza pública que por lo general entraña una jefatura de Estado.
Como ha ocurrido con sus predecesores, García también encarna a la nación, constitucionalmente.
Por lo visto, nuestro sistema presidencialista le asigna así toda una trinidad de poderes. Y claro que depende de él saberla usar y administrar en un solo puño o más democráticamente, delegándola.
Las necesidades de desconcentración del poder en el país aconsejan, sin embargo, encontrar en nuestro sistema presidencialista fórmulas adecuadas de distribución de funciones y tareas capaces de hacerlo más útil y eficiente.
Con la experiencia de haber cedido algunos tramos de poder en lo que va del ejercicio de su régimen, en su primer ministro de turno, el ahora renunciante Jorge del Castillo, García ha sentado el buen precedente de lo que se supone delegar el gobierno del día a día y de reivindicar la jefatura de Estado.
En vísperas de la designación del reemplazante de Jorge del Castillo y de la consiguiente recomposición del Gabinete Ministerial, García tiene que hacer más nítida esa separación de roles, que por supuesto no tiene que estar en función del ejercicio del poder por el poder sino de la administración eficiente del Gobierno y del Estado, en sus respectivas competencias.
Si bien esta separación de roles debería formar parte de una eventual futura reforma constitucional, su práctica por delegación viene a constituir una salida importante y decisiva al problema de un presidencialismo monocéntrico que termina por morderse la cola.
Una buena separación de roles, entre jefatura de Gobierno y jefatura de Estado contribuirá por último a un mejor balance de poderes y a una mejor relación del Ejecutivo con los demás poderes públicos, como el Congreso y el Poder Judicial.
Desde una real y efectiva jefatura de Estado García estará en mejores condiciones para generar los horizontes de mediano y largo plazo que necesita el país y de los que el gobierno del día a día se desentiende todo el tiempo por la propia absorción de sus energías.
autor: JUAN PAREDES CASTRO
medio: EL COMERCIO/ publicado: 11 DE OCTUBRE DE 2008

sábado, 22 de noviembre de 2008

columna: Adiós a la última diva, MIGUEL MOLINARI

YMA SÚMAC. LA VIMOS POR ÚLTIMA VEZ CUANDO REGRESÓ PARA RECIBIR TODAS LAS CONDECORACIONES QUE EL PAÍS LE DEBÍA. EL PRIMER SÁBADO DEL MES, ESTA LEGENDARIA MUJER DE VOZ MÁGICA NOS DEJÓ PARA SIEMPRE. JAMÁS LA OLVIDAREMOS.
Yma Súmac ha muerto. Esta noticia me despertó el lunes e inmediatamente vinieron a mi mente una serie de recuerdos que me llevaron al 2005 cuando inicié en mi humilde espacio televisivo una campaña pidiendo se le otorgue la Orden El Sol del Perú a nuestra gran diva. La campaña dio resultado y en enero del 2006 la prensa anunciaba la llegada al Perú de Yma Súmac, quien arribó a Lima el 2 de mayo y partió --para no volver más-- el 16 del mismo mes.
En esos 14 días que duró su visita, el Gobierno le otorgó, en ceremonia realizada en el Palacio de Torre Tagle, la Orden el Sol del Perú; la Municipalidad de Lima la Medalla de la Ciudad; el Ministerio de Educación las Palmas Artísticas; el INC la Medalla de la Cultura; la Universidad Mayor de San Marcos la Medalla Jorge Basadre (entregada por primera vez), entre otras distinciones.
Fueron reconocimientos más que merecidos para alguien que con su voz prodigiosa, su fascinante personalidad y su inmenso arte había conquistado a todos los públicos del mundo.
Y Zoila fue Yma
Nació Yma Súmac el 10 de setiembre de 1922 en el Callao, según consta en su partida de nacimiento. Su padre fue Don Sixto Chavarri, quien se presentó al Consejo Provincial del Callao y registró a su hija como Zoila Emperatriz Chavarri Castillo.
Don Sixto había nacido en Cajamarca y conoció a la que sería su esposa, Doña Emilia Castillo en Pallasca, Ancash.
Yma Súmac estudió en el colegio Santa Teresa de Lima. Se acostumbró a escuchar buena música y pronto quiso estudiar canto. Muchas veces se le vio por la academia Alcedo tratando de conseguir una beca pero nunca pudo lograrlo: "Quiero estudiar pero cuesta tanto", decía.
Moisés Vivanco había llegado a Lima desde Ayacucho con su conjunto folclórico. Un buen día mientras pasaba por la calle Pileta de La Merced escuchó una voz extraordinaria. Era la voz de Yma y como necesitaba una cantante para su conjunto, no dudó en subir a su casa para hablar con Don Sixto de sus intenciones, pero este se negó.
Poco después, Moisés conoció a las hermanas de Yma y, sin que su padre se enterara, comenzaron a acompañarla a los ensayos con Moisés Vivanco. Ese fue el inicio de lo que sería una de las sociedades más exitosas en la historia de la música.
De Lima al éxito
Luego de algunas actuaciones en Lima, Yma Súmac y Moisés Vivanco se casaron y en 1942 viajaron a grabar su primer disco a Buenos Aires, donde realizaron una serie de presentaciones en Radio Belgrado. Regresan a Lima y salieron de gira por Latinoamérica. Hacia finales de la década del cuarenta llegan a EE.UU. El comienzo no fue nada fácil. Moisés Vivanco recordaba que hasta tuvo que vender pescado en Nueva York para mantener a su familia.
La mala racha duró poco, sin embargo. Luego de la aparición de su primer disco en EE.UU. bajo el sello Capitol, en 1951, el mundo entero se rindió a los pies de la diva. Se vendieron más de 1 millón de copias de ese disco y ese mismo año cantó en el famoso Hollywod Bowl. En 1952 realizaron su primera gira por Europa y África, cobrando cifras fabulosas, debutaron en el Royal Albert Hall de Londres y el Royal Festival Hall ante la reina, y ofrecieron más de 80 conciertos solo en Londres. Ese mismo año ofrecieron 16 conciertos en París y, en 1953, realizaron su primera gira mundial. Al año siguiente, una segunda gira con apariciones en el Lejano Oriente los llevó a ofrecer conciertos en Persia, Afganistán, Pakistán, Birmania, Tailandia, Sumatra, Filipinas y Australia.
Su fama la llevaría a países como Grecia, Israel o Rusia donde fue por dos semanas y se quedó 6 meses ofreciendo conciertos fabulosos. Recibió distinciones de reyes y gobernantes y en Rusia nos cuentan que los soldados sobrevivientes de la segunda guerra mundial le regalaban sus condecoraciones como muestra de admiración.
Hizo películas en Hollywood con Charlton Heston, entre otras estrellas, y en México actuó al lado de Edith Piaf y Libertad Lamarque.
Toda la grandeza de su arte y su gloria quedan evidenciados en un hecho que sonará increíble para muchos: Cuando se presentó en el Teatro el Mikado en Japón, fueron teloneros de su espectáculo Frank Sinatra, Marlene Detrich y el Ballet Lido de París. Creo que no es necesario decir nada más.
autor: MIGUEL MOLINARI
medio: EL DOMINICAL de EL COMERCIO/ publicado: 9 DE NOVIEMBRE DE 2008

jueves, 20 de noviembre de 2008

humor: ¿Y ahora qué dirán?, HEDUARDO

autor: EDUARDO RODRÍGUEZ "HEDUARDO"
medio: PERÚ 21/ publicado: 21 DE AGOSTO DE 2008/fuente web: HEDUARDICIDIOS