domingo, 26 de octubre de 2008

columna: Martín Adán, CÉSAR HILDEBRANDT

Entre la rosa y la historia
eligió la historia de la rosa.
No lo entendieron.
No es normal hablar sobre las rosas.
No se estila dedicarle a la rosa
sonetos gongorinos
ni andar por la vida con la barba crecida,
con el gusto por los muchachos en flor,
la vieja gabardina cual velamen
de balsa a la deriva.
Tenía algas enredadas en la barba
y dos volcanes apagados en vez de ojos
y voz de mar cansado
y un método para ser triste y no pedir tregua
y otro para contar mentiras en gerundio
y un último para ser procaz
y jamás disculparse
y una irresistible vocación por
el trastero del idioma
y los enrevesadores del sentido
y unas ganas urgentes por orinar donde estaba prohibido.
La cordura de los asesinos y ladrones
que pueblan la historia y detestan las rosas
terminó de matarlo.
medio: DIARIO LA PRIMERA/ punlicado: 1 DE SETIEMBRE DE 2008/ fuente web: CÉSAR HILDEBRANDT. BLOGGER
nota NUNCA ESCRITA: A propósito del centenario del nacimiento de Rafel de la Fuente, mañana 27 de octubre d 2008.

sábado, 25 de octubre de 2008

poesía: MARTÍN ADÁN, Escrito a ciegas

¿Quieres tú saber de mi vida?
Yo sólo sé de mi paso,
De mi peso,
De mi tristeza y de mi zapato.
¿Por qué preguntas quién soy,
Adónde voy?... Porque sabes harto
Lo del Poeta, el duro
Y sensible volumen de ser mi humano,
Que es un cuerpo y vocación,
Sin embargo.
Si nací, lo recuerda el Año
Aquel de quien no me acuerdo,
Porque vivo, porque me mato.
Mi Ángel no el de la Guarda.
Mi Ángel es del Hartazgo y Retazo,
Que me lleva sin término,
Tropezando, siempre tropezando,
En esta sombra deslumbrante
Que es la Vida, y su engaño y su encanto.
Cuando lo sepas todo...
Cuando sepas no preguntar...
Cuando no sepas no saber nada
Sino roerte la uña de mortal,
Entonces te diré mi vida,
Que no es más que una palabra de más...
La toda tuya vida es como cada ola:
Saber matar,
Saber morir,
Y no saber retener su caudal,
Y no saber discurrir y volver a su principio,
Y no saber contenerse en su afán...
Si quieres saber de mi vida,
Vete a mirar al Mar.
¿Por qué me la pides, Literata?
¿Ignoras acaso que en el Mundo,
Todo de nadas acumuladas,
De desengrandar infinitudes,
No sino un trasgo
Eterno, sombra apenas de apetito de algo?
La cosa real, si la pretendes
No es aprehenderla sino imaginarla.
Lo real no se le coge: se le sigue,
Y para eso son el sueño y la palabra.
¡Cuídate de su atajo!
¡Cuídate de su distancia!
¡Cuídate de su despeñadero!
¡Cuídate de su cabaña!
¿Quién soy? Soy mi qué,
Inefable e innumerable
Figura y alma de la ira.
No, eso fue al fin... y era al principio,
Antes de donde el principio principia.
Soy un cuerpo de espíritu de furia
Asentada y de aceda ironía.
No, no soy el que busca
El poema, ni siquiera la vida...
Soy un animal acosado por su ser
Que es una verdad y una mentira.
¡Es tan simple mi ser, y tal ahogo,
Con punzada en nervio y carne!...
Yo buscaba otro ser,
Y ése ha sido mi buscarme.
Yo no quería ni quiero ya ser yo,
Sino otro que se salvara o que se salve,
No el del Instinto, que se pierde,
Ni el del Entendimiento, que se retrae.
Mi día es otro día,
Algún no sé dónde estarme,
A dónde no sé ir en mi selva
Entre mis reptiles y mis árboles,
Libros y cementos
Y estrellas de neón,
Y mujeres que se me juntan como la pared y como nadie... o como madre,
Y el recién nacido que sobre mí llora,
Y por la calle
Todas las ruedas
Reales y originales.
Así es mi día cabal,
Hasta la última tarde.
Y escribí libros para persuadirme
A que yo era alguien,
Uno según mi gana
O según mi nadie.
El Otro, el Prójimo, es un fantasma.
¿Existe el aire,
Donde te asfixias y recreas
Respirando, tu cuerpo inane?
¡No, nada es sino la sorpresa
Eterna de tu mismo reencontrarte
Siempre tú los mismos entre los mismos muros
De las distancias y las calles!
¡Y de los cielos estos techos
Que nunca me ultiman porque nunca caen!
(…)
¿Sabes de los puertos encallados
Del furor y del desembarcar,
Y del cetáceo con mojadísimo uniforme
Que no nada y cae ya?
¿Sabes de la ciudad tanta,
Que me parece ciudad,
Sino un cadáver disgregado,
Innumerable e infinitesimal?
Tú no sabes nada;
Tú no sabes sino preguntar.
Tú no sabes sino sabiduría.
Pero sabiduría no es estar
Sin noción de nada, sino proseguir o seguir
A pie hacia el ya.
autor: RAFAEL DE LA PUENTE BENAVIDES  (PERÚ, 1908 - 1985)

jueves, 23 de octubre de 2008

columna: Nicolasa/Lucía de la Cruz, CARLOS CARLÍN

(Importante audio que demuestra cómo la cantante criolla se refiere a ella en tercera persona).
Lucía: ¿Aló?… /Nicolasa: Aló, ¿Lucía? /Lucía: Lucía contesta. ¿Quién llama a Lucía? /Nicolasa: Yo, la vieja que sale en Canal 7. Lucía: ¡Giacosa! Hola, Lucía te salu… /Nicolasa: ¡Nooo! Soy Nicolasa. Escúchame. Estoy convenciendo al ministro para que saque a la Barraza y tú te quedes con…(inaudible)...diodía criollo. / Lucía:
¿Franco? A ver, canta. /Nicolasa: El ministro hace lo que le digo, es mi títere. /Lucía: (Risas) Ta’ que (inaudible) ¡eres la muerrrte! /Nicolasa: Sí, pero vas a tener que darnos un adelanto /Lucía: Fuiiira... (inaudible) Nicolasa: Tú ya cobraste tu (inaudible)…. y 5 para mí /Lucía: ….No me conoces ¿no? (inaudible) ¡Quiero a Bartola y a la Eva haciéndome coros! ¿Cuánto le sale eso a Lucía? /Nicolasa: A veces nueve, otras cinco, otras diez. Dependiendo de a quién había que aceitar, ¿no? /Lucía: Y también Lucía quiere cambiarle el nombre de Mediodía criollo a Al mediodía un chibolo. /Nicolasa: (inaudible) Sí, más o menos cien mil en un año. /Lucía: ¿Cien mil? ¿Doscientos mil? /Nicolasa: ¡Cállate, nos están chuponeando!
autor: CARLOS CARLÍN/ medio: PERÚ 21/ publicado: 11 de octubre de 2008
caricatura: JAVIER PRADO/ medio: EL COMERCIO/ fuente web: LA NUEZ

martes, 21 de octubre de 2008

columna: Haya de la Torre y Velasco Alvarado según García, NELSON MANRIQUE

En su libro La revolución constructiva del aprismo. Teoría y práctica de la modernidad (Lima, 2008), Alan García busca demostrar que su viraje hacia el neoliberalismo constituye un retorno hacia las verdaderas posiciones de Haya de la Torre.
Argumenta García que Haya de la Torre era un abierto enemigo de las reformas de Velasco Alvarado, mientras que los apristas -en primera línea Alan García- cometieron el error de leer la revolución militar como la "realización de lo que había propuesto el Apra desde 1931".
Esto habría llevado a que "adoptaran como propias las estatizaciones, el modelo colectivista en la agricultura y el manejo estatal del comercio de muchos servicios y bienes" (104-105). El resultado fue que se compraron el proyecto de Velasco Alvarado, un modelo y conceptos que eran "totalmente ajenos a la ideología de Haya y su trabajo dialéctico". Así, el primer gobierno de Alan García "resultó más velasquista que hayista" (108). García reniega hoy de su apostasía y enmienda rumbos virando hacia el sano neoliberalismo.
En verdad, Haya de la Torre sostuvo públicamente posiciones contrarias a lo que afirma Alan García. En febrero de 1970, en el Día de la Fraternidad, reclamó la paternidad intelectual de las reformas que realizaban los militares, protestando porque estos no reconocían la deuda intelectual que le tenían: "Debemos estar insatisfechos porque no es manera, aceleradamente y furtivamente, de llevar esas ideas adelante y de esconderlas, sobre todo ocultando su origen y procedencia ("75 años en la vida de un líder". Diario La Prensa. 7 Días del Perú y del Mundo. Nº 609, 22 de febrero de 1970). Lo mismo sostenía un año después: "nosotros estamos de acuerdo con una sana transformación del Perú, con un cambio que preconizamos siempre y por el cual fuimos perseguidos y se nos dijo extremistas, desleales y hasta antiperuanos" ("Por pedir lo que ahora se hace, fuimos perseguidos y acosados, afirma Haya". Última Hora. Suplemento Político Sábado, 20 de febrero de 1971). Siguiendo su propio razonamiento, Alan García, al ser "velasquista" durante su primer gobierno, era pues ortodoxamente hayista.
Alan García presenta hoy a Haya, además de profeta, como un precursor del entreguismo neoliberal. Pero es injusto endilgar a Haya claudicaciones de las que solo él debería responder: "Seamos sinceros -declaraba Haya-: todo esto va en transición hacia un futuro de socialismo; pero mientras tanto los capitalistas tienen derechos" ("Lo que no dijo Haya de la Torre (Primera Parte)". Caretas. Nº 431, marzo 3 de diciembre de 1971).
medio: PERÚ 21/ publicado: 7 DE ABRIL DE 2008

lunes, 20 de octubre de 2008

poesía: MARTÍN ADÁN, Poesía mano vacía...

Poesía mano vacía...
Poesía, mano empuñada
Por furor para con su nada
Ante atroz tesoro del Día...

Poesía, la casa umbría
La defuera de mi pisada...
Poesía, la aún no hallada
Casa que asaz busco en la mía...

Poesía se está defuera:
Poesía es una quimera...
¡A la vez a la voz y al dios!... (*)

Poesía no dice nada:
Poesía se está, callada,
Escuchando su propia voz.
autor: RAFAEL DE LA PUENTE BENAVIDES  (PERÚ, 1908 - 1985)
poemario: ALOYSIUS ACKER
(*) nota NUNCA ESCRITA: El undécimo verso, en otras versiones es "Que oye a la Vez y al dios", muestra de la particular debilidad del gran Martín Adán por el parecido entre VEZ y VOZ.

domingo, 19 de octubre de 2008

cuarto: amarillismo sensacional

El amarillísimo Homero Simpson (Homer Simpson) de la deliciosa Los Simpson (The Simpsons) ya hizo públicas sus preferencias electorales recientemente. El conocido H. Jay Simpson -cuyo nombre, en inglés, es casi como "Homero Jota Simpson"- votó, o al menos intentó hacerlo, por el candidato demócrata, Barack Hussein Obama, el Tío Zam-bo (Caretas díxit) en un reciente capítulo de su vigésima (¡vigésima!) temporada.
Los responsables de la realización de la popular teleserie animada han afirmado que no es su intención hacer proselitismo político, sino poner sobre el tapete la efectividad y confiabilidad de la votación electrónica que se usa en los EUA. Ocurre que Homero ha decidido votar por el afroamericano -"it’s time for a change", dice-; al no poder ingresar a las cabinas comunes, debe usar una especial para su voluminosidad. Es ahí cuando nuestro héroe marca un voto para el partido del burrito y la máquina dice "one vote for John McCain" (un voto para McCain); tras varias pulsaciones compulsivas, la máquina pronuncia "six votes for President McCain" (seis para el PRESIDENTE McCain). Digamos que es una duda razonable la que se plantea, habría que tomarla en cuenta acá donde se está intentarlo implantarlo y donde ya se hicieron los primeros experimentos en el Callao.
Sin embargo, es poco probable que los autores del serial  no incline sus propias preferencias por Obama, "el cambio en el que los estadounidenses pueden creer", "el cambio que nosotros (ellos) necesitamos(-an)". Es, sin duda, la opción menos mala para la presidencia del país constituido único polo del este mundo unipolar. El bipartidismo estadounidense, sin embargo, es horriblemente asfixiante -como lo es también de trágico y de penoso nuestro caudillismo-, y algunos lo han definido como un sistema unipartidista disfrazado. Los republicanos pueden ser identificados con un sector de derecha y extrema derecha -esta última, nunca más conchudamente encarnada que en Sarah Palin-; mientras que los demócratas son el sector de centro y centro derecha, los que pueden ser identificados como los liberales.
Se suele decir que el presidente de los EUA es el hombre más poderoso del mundo; sin embargo, ¿cuánto campo de acción tiene? Muy, muy limitado en realidad. “Porque en Estados Unidos, como se sabe, no hay golpes de Estado tercermundistas. En ese país que alguna vez tuvo la razón y fue de veras agente de la libertad frente al fascismo, a los presidentes incómodos los matan. Así hicieron con John Kennedy cuando estaba a punto de decidir que no habría escalada en Vietnam” (César Hildebrandt, La Primera, 21/7/2008). Como también lo ha dicho Guillermo Giacosa, si yo tuviera que votar, lo haría por Obama, pero no me despierta demasías expectativas de cambio. Sería, eso sí, increíble que tras ocho espantosos años de pésima gestión de Bush, McCain ganase. Hasta hace poco, mientras estaban prácticamente empatados, era claro que ello favorecería al octogenario: en una sociedad tan racista como la norteamericana, existe voto anti-Obama escondido –como el Apra lo tuvo a favor-. 
Los demócratas suelen ganar en los estados más urbanos e instruidos, donde el liberalismo prima; los republicanos, en cambio, suelen capitalizar al “norteamericano promedio”, el conservador, el blanco, anglosajón y protestante (WASP), el belicista, el creacionista. Es por ello que es significativo que Homero vote por Obama; si bien la serie ha tratado particularmente mal a los republicanos –alguna vez representados por Bob Patiño-, ya es otra cosa que Homero (¡Homero! [“d’oh!”]) quiera un cambio.
Por otra parte, en un capítulo aun más reciente, la familia de Springfield ha visitado nuestro país y nuestra más resaltante maravilla: la maravillosa ciudadela de Machu Picchu. La presentan muy bien, Machu Picchu se ve magnífico. Y Homero come –no chaccha- coca. Existen algunas imprecisiones históricas aceptables, digamos que hicieron su tarea un poquito mejor que Spielberg-Lucas. Además, los principales errores se presentan dentro de sueños, que los hace justificables.

jueves, 16 de octubre de 2008

poesía: SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ, Soneto XXVIII

A lo mismo 
[la muerte de la marquesa de Mancera en 1674]
Bello compuesto en Laura dividido,
alma inmortal, espíritu glorioso,
¿por qué dejaste cuerpo tan hermoso?
¿Y para qué tal alma has despedido?

Pero ya ha penetrado en mi sentido
que sufres el divorcio riguroso
porque el día final puedas gozoso
volver a ser enteramente unido.

Alza tú, alma dichosa, el presto vuelo,
y de tu hermosa cárcel desatada,
dejando vuelto su arrebol en hielo,

sube a ser de luceros coronada:
que bien es necesario todo el cielo
porque no eches de menos tu morada.
poemario: SONETOS

martes, 14 de octubre de 2008

columna: Crisis y pensamiento mágico, GUILLERMO GIACOSA

Hace algunas décadas Uganda, país del África Oriental, padeció el enfrentamiento de dos de sus grupos étnicos más importantes. Uno de ellos era liderado por un brujo que afirmaba haber confeccionado unos talismanes que hacían invulnerables a sus guerreros. Su discurso era tan convincente como estimulante para quienes irían a la guerra. Sin embargo, en una suerte de mini-Armagedon entre ambas etnias, los poseedores del talismán de la invulnerabilidad recibieron una soberbia paliza y gran parte de sus convencidos luchadores quedaron tendidos en el campo de batalla. A pesar de semejante desmentido de la realidad, la fama de su brujo no sufrió mella. Los vencidos, junto con los familiares de los compañeros muertos, no interpretaron que habían sido engañados. Solo pensaron que los rivales habían tenido la suerte de poseer un talismán más poderoso. En antropología aprendemos que el 'pensamiento mágico’ siempre se cierra de una manera aparentemente racional para justificar sus creencias.
Otra historia similar data del año mil y tiene como héroe a Nasredin Hodsha, un mítico personaje cuya fama se extendió desde el África del Norte hasta la India. Poseía Nasredin un burro al que amaba. Su mujer exigió que compraran una vaca y, contra su voluntad, nuestro hombre debió acceder para no soportar la cólera de su cónyuge. Desde entonces, el burro y la vaca debieron compartir el pequeño establo y Nasredin no cesó de rogar a Alá que “hiciera morir la vaca”. Una mañana, al entrar al establo, se dio con la sorpresa de que quien había muerto era el burro. Indignado, clamó al cielo: “Alá, hace millones de años que eres Dios y no sabes distinguir entre una vaca y un burro”. Una vez más, el 'pensamiento mágico’ se cierra sin que la creencia sea lesionada.
Lo mismo ocurre en la actualidad con la crisis económico-financiera que está maltratando los nervios y los bolsillos de sectores otrora superprivilegiados. El 'pensamiento mágico’ que, en este caso, no lo interpreta un talismán, ni los ruegos por la muerte de una vaca, lo encarna un sistema económico basado en el mercado y la desregulación que, a pesar de los fracasos estrepitosos producidos, sigue siendo considerado –como el talismán o la fe en Alá– la única alternativa viable. 
Los críticos y los cronistas de la crisis actual parecen incapaces de aventurar respuestas que excedan el marco conceptual en la que los encierra las teorías en boga. Ni qué decir de las autoridades estadounidenses, quienes han pasado del absoluto laissez-faire a un proteccionismo casi soviético sin que asome, siquiera, la sombra de una crítica a las bases ideológicas que condujeron a un desastre cuyo fondo aún no se avizora. 
En suma, el pensamiento mágico, cultivado con todo derecho por quienes profesan las distintas religiones, se ha trasladado al campo de la economía como, quizá, la única forma de enfrentar la coyuntura sin que la inmensidad de su fracaso melle sus posibilidades de seguir lucrando irracionalmente cuando la crisis sea superada, si es que tal cosa ha de ocurrir.
AUTOR: GUILLERMO GIACOSA/ MEDIO: PERÚ 21/ PUBLICADO: 19 DE SETIEMBRE DE 2008

domingo, 12 de octubre de 2008

sábado, 11 de octubre de 2008

tercero: humo y fetidez

EL BOMBERO SE QUEMÓ. Finalmente, Jorge del Castillo dejó el Ejecutivo tras el ‘escandaloso escándalo’ de corrupción, ya conocido como PETROGATE. Fue una semana tormentosa, en la que el gabinete hacía agua y el premier echaba humo de estarse quemando a fuego lento.
La sensación que queda tras esta crisis es la de una horrible sordidez, en la que nada está suficientemente claro. La denuncia se hizo pública el domingo en Cu4rto Poder (Am. TV), pero los audios –es evidente- ya se venían traficando -o vendiendo- con anterioridad. Muchos intereses, oscuros y maliciosos en su mayoría, han actuado tras bambalinas.
Están los asquerosos apristas –León-Químper- que cometieron los actos de corrupción en la concesión de lotes petroleros. Sin embargo, ¿quién los grabó? Quien lo haya hecho, violó sus derechos constitucionales, le corresponde al Poder Judicial evaluar el peso jurídico de una prueba ilegalmente obtenida. Las especulaciones apuntan a Petro-Tech, la empresa directamente afectada por el arreglo con Discover Petroleum (habría sido un gesto apropiado de Rosa María Palacios [Prensa Libre, Am. TV], mencionar que su esposo está estrechamente vinculado con Petro-Tech). La versión de Químper es que Canaán se asoció con Petro-Tech. Otros, por el contrario, creen que el mismo Mininter de Alva Castro estuvo implicado en este asunto.
El humeante Del Castillo mencionó que los audios habían sido maliciosamente editados, lo que es obvio. Alguien se tomó el tiempo de grabar y escuchar todas las conversaciones de las ‘ratas’, y las editó adecuadamente para minar explosivamente a unos –como el premier-, no tocar a tantos otros –corren apuestas- y dejar limpio al presidente García.
El gran denunciante, Fernando Rospigliosi, cuyas razones para hacerlo serían su ‘excelso deber periodístico’ y la revancha por su censura como ministro, ha afirmado que los audios se los dejaron en su puerta (¿?). Según dicha versión, el remitente habría sido 'Fernando Santo Domingo', un operador oscuro que ya los medios han bautizado como ''estampilla profunda'.
Luego vienen los actores políticos; salvo la desmentida ‘pepita’ sobre Flores, parece que la oposición sí ha actuado cuando el chupo ya había reventado. Es evidente que Humala y Flores actuaron oportunista e irresponsablemente, pero estaban en su derecho. En el caso de los fujimoristas, quienes tenían en Del Castillo a su más importante contrario en el gobierno –a diferencia de los vicepresidentes fujimoristas y las alianzas en el Congreso-, esto debe haber sabido a manjar. La reduciada AP quizá quiso tomar revancha por el quinquenio 63-68, en el que el Apra se trajo abajo a seis gabinetes belaundistas. Si bien PP apoyó la censura, no queda clara la posición de Alejandro Toledo. Finalmente, dentro del mismo partido aprista, pese a la consternación por el escándalo y la preocupación por el régimen alanista, no pocos dirigentes habrán estado deseosos de la caída del 'bombero' y no pocos militantes la habrán visto como la oportunidad –hoy fallida- de que sea un gobierno verdaderamente del partido.
Del Castillo fue un buen primer ministro, era lo que Raúl Díez Canseco debió ser para Toledo; no obstante, era ya necesario un gran cambio en el gabinete. Quizá habría sido más digno entregar el cargo en fiestas patrias. Del Castillo rescató el diálogo y el buen humor, pero también la coherencia y el respeto por las conviciones personales; demostró que, contrariamente a lo que se suele pensar, el premier debe ser un político, un hombre con respaldo partidario y congresal. El jueves, el gabinete se disponía a realizar uno de los actos más dignos, dadas las circunstancias: acudir al Congreso y, en uso de sus facultades constitucionales, pedir dar explicaciones en ese mismo momento para proceder a solicitar la confianza del Parlamento. Era lo que correspondía, el gabinete daría explicaciones y sería censurado; pero ‘Jorgito’ perdió los papeles, pero los congresistas se corrieron dizque ofendidos y quizá temiendo censurar al bombero –el próximo premier habría podido hacer cuestión de confianza sobre cualquier cosa y ellos habrían tenido que aceptarla a menos que desearan irse a sus casas, para ellos también era mejor forzar el cambio por decisión presidencial-.
CARICATURA: ALFREDO MARCOS